¿Cómo proteger tus muebles del sol?

Tener una terraza o un jardín bonito es un espacio que puede darnos mucha vida en nuestro día a día si sabemos sacarle el máximo partido. Para ello, tenemos que ser constantes a la hora de mantener cuidados nuestros muebles ya que si no les damos el cuidado apropiado lo más probables es que los procesos naturales acaben con ellos. 

El mobiliario de exterior, como es evidente, requiere de una serie de cuidados adicionales respecto del que tenemos en el interior de la casa. Esto se debe, fundamentalmente, a que se encuentra en permanente contacto con los agentes ambientales. Sin lugar a dudas, el que más puede dañarlo es el sol.

Si quieres saber cómo cuidar tus muebles de exterior para que duren más tiempo, evitar que se estropeen y conserven su mejor aspecto, te dejamos algunos consejos y recomendaciones que te ayudarán a mantenerlos protegidos del sol y en perfecto estado. 

Muebles de MADERA

La mayoría de los muebles de exterior suelen ser de madera, y este es el material principal y el primero en sufrir los estragos del sol, a la par que de la lluvia y del polvo. La madera es un material extremadamente delicado y muy susceptible a dañarse por el sol. Es muy importante que seas previsor y mantengas el cuidado, ya que si el problema se hace visible, resulta muy complejo revertir los daños. 

Para proteger la madera del sol y evitar que se reseque y palidezca, lo ideal es utilizar selladores y barnices específicamente diseñados para ello. Es el mejor método para cuidar y alargar la vida útil de nuestros muebles de madera de exterior manteniendo intacta su estética. 

 

Muebles de CUERO

Cada vez es más frecuente apostar por el mobiliario de cuero para zonas de exterior de la casa. Este material requiere de mucho mantenimiento para que el sol no lo dañe irreversiblemente, ocasionando pérdidas de color y la aparición de grandes grietas.

Para evitar que estos problemas aparezcan sobre el tejido, lo mejor es que, cada cinco o seis meses, limpies en profundidad la pieza utilizando cremas hidratantes y aceites esenciales. Si se aplican estos productos con la suficiente asiduidad, son muy efectivos en este sentido. 

En cualquier caso, siempre es buena opción usar elementos textiles que impidan que la luz solar entre en contacto directo con ellos.

Muebles de TELA

Los muebles de exterior fabricados en tela pueden volverse opacos y faltos de vitalidad con mucha facilidad por culpa del sol. Si te gustan los muebles con este tejido, es mejor que te decantes por los de algodón o los de lana antes que por los acrílicos, ya que son tejidos más resistentes a los rayos del sol. 

El mejor consejo que podemos darte es que, al igual que con el cuero, emplees elementos que reduzcan la incidencia de la luz solar sobre la tela, para así conseguir alargar su vida útil, ya que no hay demasiados productos que puedan ayudarte a mantener el color y la estética de estos productos ante la acción del sol.